El regreso a casa en los niños después de una hospitalización

La salida del hospital, así como la reintegración al hogar y la escuela, son pasos fundamentales en el proceso de recuperación de su hijo. A continuación encontrará algunas sugerencias que pueden ayudarle a concluir esta etapa exitosamente.140304091

Antes de salir del hospital:

Es importante que sepa que antes de salir del hospital usted recibirá las siguientes indicaciones:

  • Órdenes de alta del médico.
  • Una lista de los medicamentos que su hijo necesitará en casa.
  • Instrucciones sobre cualquier cuidado especial que su hijo pueda necesitar  en casa;  tales como limpiar un catéter, cuidar una herida o bien, el yeso de una fractura.
  • Justificante médico si su niño requiere reposo y no asistirá a la escuela unos días.

Asegúrese de preguntar:

  • Las instrucciones acerca de la medicación, alimentación, cuidados y actividad que su hijo podrá realizar.
  • Aquellos signos y síntomas que indiquen que será necesario acudir al médico urgentemente.
  • La fecha de la siguiente visita al consultorio del médico.
  • Las opciones que existen para una adecuada rehabilitación, de ser necesarias.

Es importante que usted se vaya seguro, que haya entendido todo y sin ninguna duda.

Una vez en casa:

Sin importar la duración de la estancia en el hospital, los niños siempre necesitan un tiempo para poder adaptarse de nuevo a su rutina normal después de una enfermedad, procedimiento o cirugía.

Normalmente los niños regresan a sus rutinas habituales de forma rápida y sencilla, pero aún así pueden presentar algunas de éstas conductas:

  • Cambios en los patrones de sueño y de alimentación.
  • Referir sentir más miedo ante situaciones habituales (por ejemplo: tener pesadillas o miedo a estar solo)
  • Estar más irritable y sensible.
  • Llorar frecuentemente.
  • Comportarse como un niño más pequeño (por ejemplo: chuparse el dedo o una pérdida en las habilidades para ir al baño)

Dificultad para compartir la atención de los padres con sus hermanos.

  • Estar un poco más agresivos, discutiendo con mayor frecuencia con sus hermanos
  • Resistencia a seguir las reglas de la casa.

Es muy probable que las emociones y comportamientos que no surgieron en su hijo durante la hospitalización, surjan ya estando en casa, dado que resulta un ambiente más seguro y conocido para ellos. Es importante que usted esté cerca de él, lo acompañe y ayude. Aquí le brindamos algunos tips que podrían ayudarle:

  • Permita a su hijo a expresar enojo, frustración o tristeza, ofreciéndole apoyo y consuelo. Hágale sentir que estos son sentimientos normales, dada su experiencia en el hospital.
  • No deje a su hijo solo en periodos muy largos, incluso considere acompañarlo hasta que se duerma, utilizando algunos cuentos o música suave.
  • No obstante lo anterior, resulta  fundamental que el niño pueda regresar a su rutina normal lo más pronto posible. Es importante conservar los límites.
  • Involucre a su hijo en los cuidados que necesita para recuperarse .
  • Promueva que su hijo se divierta de forma segura.

Resulta sumamente importante acordar con todos los miembros de la familia los cambios que deberán llevarse a cabo, dando a sus demás hijos la oportunidad de compartir sus sentimientos al respecto y a su vez incluirlos en el proceso de recuperación.

La readaptación a casa puede tomar de una a dos semanas. Este lapso podría extenderse un poco más si:

  • Han existido algunas otras hospitalizaciones y procedimientos previos.
  • Han existido cambios en la familia recientemente, tales como: el nacimiento de un hermanito, un cambio de casa, divorcio, etc.

Si pasan más de 6 semanas y el pequeño no se puede readaptar a su vida cotidiana, es importante pedir ayuda profesional.

El regreso a la escuela:

Es primordial hacer saber a la escuela que el niño estuvo hospitalizado, para que así se pueda trabajar de manera conjunta con las maestras y personal, en busca de una pronta reintegración al ámbito escolar, así como de la atención de las necesidades y cuidados que su hijo necesite.

Sugerencias:

  • Mantenga comunicación con la maestra acerca de los cambios en el estado de salud, medicación y restricciones, así como de las metas del tratamiento .
  • Pida a la maestra le de su percepción acerca del progreso de su hijo.
  • Tenga presente que es probable que ahora su hijo pueda mostrar en la escuela una disminución en su rendimiento, dificultad para concentrarse y agotarse más fácilmente.
  • Esto al igual que los cambios antes mencionados es temporal y de continuar por seis semanas o más, es importante que pueda pedir ayuda profesional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>