La autoestima

La persona con la que más convives durante toda tu vida eres tú. La relación más importante que tenemos es con nosotros mismos y justamente es a esta relación  a la que menos tiempo y esfuerzo dedicamos. La autoestima es una de las dimensiones psicológicas más importantes en la existencia humana.

 Pero, ¿qué es la autoestima?Imagen-de-mujer-feliz

Para entender la autoestima, resulta útil dividir el término en dos palabras. Primero está la palabra “estima”, que expresa que alguien o algo son importantes o que se da valor a una persona o cosa. Y “auto” significa ¡tú mismo! Uniendo ambas palabras será más fácil entender qué es la autoestima. Se refiere a cuánto te valoras y qué tan importante te consideras. Hace referencia a cómo te ves y cómo te sientes por tus logros. En resumen, la autoestima es la percepción emocional profunda que tienes de ti mismo, lo cual puede expresarse como el amor hacia uno mismo.

Recordemos que todas las personas tenemos defectos y virtudes. Tener una buena autoestima implica ser conscientes de esto y conocer y aceptar tus potencialidades y limitaciones. Implica el aceptarte como eres y tener confianza en ti. Si lo logras seguramente tendrás relaciones interpersonales más fuertes y sanas, pues el amarte a ti mismo permite que puedas amar y respetar a los demás.

 Cuando una persona tiene su autoestima alta:

  •  Asume responsabilidades con facilidad.
  • Está orgullosa de sus logros.
  • Afronta nuevos retos con entusiasmo.
  • Utiliza sus medios y aprovecha las oportunidades y capacidades para modificar su vida de manera positiva
  • Se quiere y se respeta a sí misma y consigue el aprecio y respeto de quienes le rodean.
  • Rechaza toda actitud negativa hacia su persona.
  • Expresa sinceridad en toda manifestación de afecto que realiza.
  • Se acepta a sí misma.
  • No es envidiosa.
  • Es tolerante.

 Cuando una persona tiene su autoestima baja:

  • Desprecia sus dones naturales.
  • Muestra inseguridad.
  • Otras personas influyen en ella con facilidad.
  • Se frustra fácilmente.
  • Se siente impotente.
  • Actúa a la defensiva.
  • Culpa a los demás por sus debilidades.
  • Miente frecuentemente.

 Es importante mencionar que la autoestima se forma desde la gestación, ya que desde ese momento el bebé aprende a interpretar lo que percibe en su entorno. Si percibe un entorno tranquilo, equilibrado y sano, será más fácil para él tener un mejor desarrollo de su autoestima. Las personas cercanas al bebé le ayudan a desarrollarla animándole cuando aprende a gatear, caminar o hablar. Cuando las personas cuidan a un bebé, éste se siente amado y valioso.

Cuando los niños crecen, los logros que tienen en la escuela, en el deporte o en alguna otra actividad, tienen un papel fundamental en el desarrollo de su autoestima, y si los padres les demuestran que están orgullosos de ellos, ésta se reforzará aún más.

No olvidemos que la familia de un niño y otras personas de su entorno pueden elevar su autoestima ayudándolo a darse cuenta de sus cualidades. También pueden creer en el niño y animarlo a volver a intentar algo que no le salió bien la primera vez. Todo es parte de ese aprendizaje que les hará verse a sí mismos de forma positiva, sentirse orgullosos de lo que han hecho y seguros de que pueden hacer mucho más.

Para elevar tu autoestima puedes seguir estos consejos:

  • Conócete a ti mismo y sé consciente de tus potencialidades y limitaciones.
  • Siéntete orgulloso cuando logras algún objetivo que te hayas propuesto.
  • No permitas que circunstancias difíciles afecten tu autoestima; al contrario, son una oportunidad para demostrar tu fortaleza y ganas de salir adelante.
  • Recuerda que el dar es muy importante, pero el recibir también lo es.
  • Experimenta cosas nuevas y cree en ti mismo.
  • Respétate a ti mismo incluso cuando cometas errores. Cuando te respetas a ti mismo, por lo general, las demás personas también suelen respetarte.
  • Recuerda que la autoestima no significa presumir lo maravilloso que eres, sino más bien, saber “discretamente” que vales mucho. No se trata de pensar que eres perfecto porque nadie lo es, sino de saber que eres digno de ser amado y aceptado tanto por ti mismo como por los demás.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>