La importancia del juego en los niños

El juego constituye un elemento básico en la vida de un niño, que además de divertido resulta necesario para su desarrollo. Pero ¿por qué es importante y qué les aporta? Los niños necesitan estar activos para crecer y desarrollar sus capacidades, el juego es importante para el aprendizaje y desarrollo integral de los niños puesto que aprenden a conocer la vida jugando.

Los niños necesitan hacer las cosas una y otra vez antes de aprenderlas, por lo que el juego tiene carácter formativo. Al jugar enfrentan una y otra vez, situaciones de la vida las cuales podrán dominarlas o adaptarse a ellas. A través del juego los niños buscan, exploran, prueban y descubren el mundo por sí mismos, siendo un instrumento eficaz para la educación.

El juego desarrolla diferentes capacidades en el niño:niño-jugando

Capacidades Físicas: para jugar los niños se mueven, ejercitándose casi sin darse cuenta, con lo cual desarrollan su coordinación psicomotriz y la motricidad gruesa y fina; además de ser saludable para todo su cuerpo, músculos, huesos, pulmones, corazón, etc. Además descargan su energía y duermen mejor.

Desarrollo sensorial y mental: mediante la discriminación de formas, tamaños, colores, texturas, etc.

Afectivas: al experimentar emociones como sorpresa, expectación, alegría o incluso enojo y frustración. Experimentan solución de conflictos emocionales que se presentan durante el juego y que pueden ser situaciones parecidas a la vida real.

Creatividad e imaginación: el juego las despierta y las desarrolla.

Forma hábitos de cooperación: para poder jugar se necesita de un compañero o varios.

El juego hace que los bebés y niños pequeños aprendan a conocer su cuerpo, los límites de él y su entorno. Les permite explorar, cometer errores, practicar y crear sin ninguna consecuencia catastrófica.

Mediante el juego el niño aprende a desenvolverse utilizando el pensamiento para ir más allá del mundo concreto. En el juego el pequeño se obliga y se motiva a desarrollar estrategias para la solución de sus problemas. Por ejemplo, cuando el niño quiera hacer que su torre de bloques sea más alta, utilizará su pensamiento para descubrir que debe colocar los bloques más grandes en la base, o hacer una base con varios bloques pequeños y conseguir hacer una torre más alta.

El juego funciona como una representación simbólica de todo lo que los pequeños han vivido o quieren vivir, permitiéndoles expresar sus emociones: alegrías, tristezas, momentos difíciles, frustraciones, etc. Es una forma de utilizar la mente en la cual se combinan pensamientos, fantasías y lenguaje.

Es muy importante el juego para la construcción de la identidad. Se requiere el espacio y el tiempo para que los niños sean ellos mismos, para que se descubran en largos períodos de ocio y fantasía, para que puedan pensar por cuenta propia desarrollando su creatividad. Son los momentos en los cuales se dan cimientos para la formación de la vida interior y de la autenticidad.

Una herramienta que puede ser de gran utilidad cuando pasa alguna situación traumática en la vida de los niños o cuando se sienten angustiados o enojados y estos sentimientos no cesan y afectan áreas del desarrollo y maduración del pequeño, es la terapia a través del juego. Muchas veces los niños necesitan un espacio para ellos guiados por un profesional de la salud mental y emocional para sentirse mejor y desarrollar confianza en sí mismos.

Recomendaciones para padres:

  • Promover un ambiente seguro y confiable para que los niños puedan jugar y crear sin ningún peligro.
  • Darles libertad, permitirles jugar a su manera y a su ritmo. Que aprendan lo que quieran de la forma que quieran.
  • Jugar con los pequeños, participar en sus juegos a menudo y cuando ellos así lo requieran para fortalecer el vínculo entre padres e hijos.
  • Hacerles ver en los juegos que se valora el esfuerzo y no solamente el resultado o el éxito.
  • Respetar sus momentos de juego, ya sea un juego libre o estructurado. El juego es tan importante para los pequeños como ir a la escuela o asistir a actividades extra escolares.

Opciones de juegos:

  • Leer cuentos
  • Cantar canciones
  • Escuchar música
  • Realizar actividades manuales con diferentes materiales: plastilina, masa, resistol, engrudo, pintura, barro, etc.
  • Juegos que fomenten motricidad gruesa: jugar a la pelota, correr, brincar, bailar, etc.
  • Carritos
  • Construcción de torres, bloques, etc.
  • Casa de muñecas, cocinita.
  • Superhéroes o algún otro personaje o caricatura
  • Adivinanzas, acertijos, rompecabezas, juegos de memoria.
  • Juegos dirigidos o estructurados, con reglas, como juegos de mesa.

Como dice Bettelheim, cuantas más oportunidades tenga un niño de disfrutar de la riqueza y de la fantasía despreocupada del juego, más sólido será su desarrollo.

Finalmente, no se debe olvidar la recomendación de Piaget: “si bien la capacidad de fantasear o simular es inherente a todos los seres humanos… el grado en que es utilizada por los niños depende en gran medida de que los padres y otros adultos la hayan fomentado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>