Los bebés y el dolor

¿Qué es el dolor?

El dolor es una experiencia física y emocional desagradable derivada de un suceso, daño físico, procedimiento, o bien, algún padecimiento. Es la señal que nos proporciona nuestro cuerpo ante un evento que genera malestar o peligro.

¿Qué causa el dolor cuando estamos enfermos u hospitalizadosSleeping-Baby-With-Teddy-Bear-Wallpapers-HD?

El dolor puede tener muchas causas, entre las cuales se encuentran las siguientes:

  • Alguna lesión o inflamación del cuerpo.
  • Ciertos procedimientos, como la colocación de la venoclisis (suero) o la toma de muestras de sangre.
  • Malestar con una infección.
  • Dolor en los músculos por estiraros, usarlos demasiado o por estar mucho tiempo en cama.
  • Malestar postoperatorio debido a los procedimientos realizados durante la cirugía.
  • La combinación de malestar físico y emocional.

¿Cómo sabemos si nuestro bebé siente dolor? ¿Cuáles son sus señales?

En el caso de los bebés, puede observarse una combinación de comportamientos para avisar que sienten dolor. Es importante mencionar que se pueden presentar de manera aislada, cuando el bebé no siente dolor, pero por lo general aparecen combinadas cuando sí lo siente.

  • Llanto: Puede que el bebé llore con fuerza. El llanto a menudo tiene un tono más alto y mayor duración. Los bebés prematuros o que se sienten muy mal no tienen energía y por ello es posible que se mantengan calmados aunque estén incómodos.
  • Expresión facial: Algunos bebés fruncen el ceño (arrugan la frente), aprietan los ojos y a veces les tiembla la barbilla.
  • Tensión muscular: Algunos bebés tensan los músculos, encogen los brazos, levantan los puños o mantienen el cuerpo rígido. Los bebés que están muy enfermos podrían perder la tensión muscular y poner todo el cuerpo flojo.
  • Los bebés que tienen dolor, a menudo están irritables y agitados; es posible que no quieran comer ni puedan dormir.

¿Qué pueden hacer los padres?

Hay que  tener presente que nadie conoce mejor a un bebé que sus padres y por tanto son los mejores aliados del niño durante cualquier procedimiento doloroso, y por ende son quienes más pueden ayudar a su hijo en situaciones nuevas y difíciles.

¿Qué se recomienda?

  • Estar presente, propiciando un ambiente cálido y de contención.
  • Avisar al personal si le parece que el dolor no está bajo control.
  • Puede darle palmaditas o masajes suaves, cargarlo, acunarlo o hablarle suavemente.
  • El bebé se sentirá más calmado si hay menos ruido y una luz tenue en su habitación.
  • Darle chupón, si es que lo acostumbra, ya que puede ayudar a los bebés a soportar los procedimientos médicos y otras experiencias dolorosas.
  • Una voz suave, música clásica, cuentos o canciones pueden servir para apartar la atención del bebé de un procedimiento médico o del dolor, así como ayudar a que esté más relajado y tranquilo.
  • Acunarlo: El movimiento rítmico, lento y constante también ayuda.
  • Colocarlo en una posición en la que se mueva menos, al igual que tenerlo cerca.

¿Cómo podemos ayudarle nosotros?

Durante la estancia en el hospital se requieren de algunos estudios y procedimientos que, aunque están encaminadas a restablecer la salud de los pequeños, pueden resultar un tanto impresionantes y dolorosos para los bebés. Es por esta razón que es de gran importancia poder implementar herramientas y trabajar en equipo (familia y personal del hospital) para evaluar el dolor tan pronto como sea posible y tratarlo con eficacia.

Así mismo, el acompañamiento, la relajación y distracción durante el proceso, pueden servir para apartar la atención del niño de un procedimiento médico o del dolor y disminución de la ansiedad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>